Showing Page:
1/17
El Yaraví es un género musical mestizo que proviene del "harawi" incaico y la poesía pre-
romantica española. Se expande por gran parte del Perú, siendo Arequipa, Huamanga,
Cusco y Huánuco, los departamentos donde se cultiva con más arraigo y en diferentes
estilos, especialmente el de Arequipa. Este canto se emparenta con el "triste" de La
Libertad, Lambayeque, Piura y Cajamarca (sierra norte del Perú), y con la "muliza" de
Cerro de Pasco y Junín. También hay tradición de yaraví en Ecuador en especial en Quito;
y en menor grado, en Bolivia, y en el Norte argentino.
Originalmente, el harawi indio prehispánico era un canto ritual elegíaco, de despedida o
fúnebre, no sólo constreñido a lo amoroso; se acompañaba con la quena o flauta de hueso.
El yaraví mestizo, cristalizado a comienzos del siglo XIX, se hace más romántico, ligado a
las nostalgias del amor distante o perdido.
Puñales
Yaraví ecuatoriano
Ulpiano Benítez
Mi vida es cual hoja seca
que va rodando en el mundo,
que va rodando en el mundo;
no tiene ningún consuelo,
no tiene ningún halago,
por eso cuando me quejo
mi alma padece cantando,
mi alma se alegra llorando.
Llorando mis pocas dichas,
cantando mis desventuras,
cantando mis desventuras,
camino sin rumbo cierto,
sufriendo esta cruel herida,
y al fin me ha de dar la muerte,
lo que me niega la vida,
lo que me niega la vida.
Albazo
Qué mala suerte tienen los pobres,
Que hasta los perros le andan mordiendo
Así es la vida guambrita,
ir por el mundo, bonita,
siempre sufriendo.
Showing Page:
2/17
Esta pieza musical puede ser considerada el arquetipo (modelo) del yaraví mestizo. A su parte final
se le ha sumado un albazo, cambiando a la pieza totalmente el carácter. Muchos consideran al
yaraví como un género de gran tristeza (en el pasado se tenía más bien la noción de que era un
género dulce), propio para expresar sentimientos de dolor, amor, desamor y ausencia. El albazo
por su parte fue un género bailable, alegre, a pesar que se desarrolla igual que el yaraví- en
tonalidad menor (en la actualidad muy poco se practican los bailes de la “música nacional”); así
que en esta pieza se confronta lo triste y lo alegre, lo lento y lo movido, lo que se escucha y lo que
se baila. Así, aparentemente disímiles, entre estos géneros en realidad existe una relación más
estrecha de lo que uno puede pensar.
Ibarra (nombre completo: Villa de San Miguel de Ibarra) es una ciudad ubicada en la región
andina al norte del Ecuador. Conocida históricamente como "La Ciudad Blanca" por sus fachadas y
por los asentamientos de españoles y portugueses en la villa. También son muy comunes las
frases: "ciudad a la que siempre se vuelve" por su pintoresca campiña, clima veraniego y
amabilidad de sus habitantes; "la bohemia del norte" por su gente conservadora, amable, abierta
al arte y a la música, y tan creyente de la religión; y "Cupido del Ecuador" por el enorme
significado del amor y el romance para sus habitantes". Es muy visitada por los turistas nacionales
y extranjeros como sitio de descanso, paisajismo, cultura e historia. Es una ciudad cultural en
donde predomina el arte, la escritura, la pintura, el teatro y la historia; además existe una gran
producción turística y hotelera ofrecida para toda la zona. Ibarra es la capital de la provincia de
Imbabura (Ecuador) y es el centro de desarrollo económico, educativo y científico de la zona norte
del Ecuador. La ciudad se encuentra edificada a las faldas del volcán que lleva el mismo nombre de
la provincia. Fue fundada por el español Cristóbal de Troya, el 28 de septiembre de 1606 por orden
de Miguel de Ibarra. Por su ubicación geográfica se la nombró sede administrativa de la región 1
conformada por las provincias de Esmeraldas, Carchi, Sucumbíos e Imbabura.
Historia
Fundación
La Villa de San Miguel de Ibarra fue fundada el 28 de septiembre de 1606, por el capitán
Cristóbal de Troya, bajo la orden del entonces presidente de la Real Audiencia de Quito,
Miguel de Ibarra y bajo mandato del Rey Felipe de España.
Showing Page:
3/17
El Castillo del Cuartel durante la Batalla de Ibarra
Panorama del Parque Pedro Moncayo en el siglo XVII
La ciudad se construyó entre Quito y Pasto, y cerca al mar. En la época de la colonia los
viajes comerciales entre estas dos ciudades proveían a Ibarra de un movimiento comercial
por lo que se la consideraba como un pueblo en progreso continuo. El intercambio
productivo hizo que la ciudad creciera rápidamente y sus características para la agricultura
propiciaron el desarrollo de la zona. El asentamiento y la villa de San Miguel de Ibarra
fueron construidos en el valle de los Caranquis, en los terrenos de Juana Atabalipa, nieta
del Inca Atahualpa. Aún se pueden encontrar restos de construcciones Incas. Los datos
históricos y antropológicos afirman que en la conquista española se construyó una ciudad
colonial sobre la villa Inca, se usaron las mismas piedras talladas para construir casas
coloniales. También existe la teoría de que Atahualpa nació en Caranqui.
«Rigió como Corregidor y Justicia Mayor en 1775, el Excelentísimo Señor Marqués de
Villar, D. Antonio Pereira y Ruiz. Ejercen justicia también dos alcaldes ordinarios elegidos
anualmente por su cabildo. En este corregimiento no hay Teniente alguno ni el Corregidor
goza salario por no haberse destinado ramo de que se contribuyan los 500 pesos que su
Majestad le asigno. San Miguel de Ibarra es la senda precisa para conducirse de Cartagena
y Nuevo Reino a esta ciudad de Quito, por lo que los mercaderes que viajan estos términos
hacen escala en la referida villa, en donde logran algunas ventas de sus ropas, exigiendo al
respecto de estas el real derecho de alcabala. La Villa de San Miguel de Ibarra está situada
en un llano; su vecindario consiste en familias españolas, número de mestizos e indios.
Contiene ocho pueblos que se regulan en esta forma: Mira, Pimapiro, Carague, San Antonio
de Carague, Salinas, Tumbabiro y Caguasqui. Circundan esta villa dos hermosos ríos uno
que corre a la parte del Oriente, y llaman Taguando y otro que dirige su curso al Occidente
y se nomina Afavi. Media legua al Norte de esta villa esta la celebre laguna nombrada
YAHUARCOCHA; tiene esta de circunvalación mas de legua y media. En un cerro que
Showing Page:
4/17