Showing Page:
1/2
La desigualdad económica de los países latinoamericanos
Cada día, la desigualdad económica se profundiza hay menos más ricos y
más pobres más pobres, la mala distribución de la riqueza de las naciones
latinoamericanas, en este siglo XXI, es preocupante. Consecuencia de ello,
generado principalmente, por la corrupción, la actividad ilegal cometida ya no solo
por algunos gobernantes sino que la misma población, de todas las clases
sociales, se ha visto envuelta en esta espiral irracional de enriquecimiento y
sobornos ilícitos, mermando el nivel de vida de las mayorías, y por ende,
debilitando las economías nacionales en todos sus sectores.
Según la OCDE (Organización para la Cooperación y Desarrollo
Económicos) el nivel adquisitivo o salario de los trabajadores latinos es muy bajo,
a penas el mínimo necesario para subsistir, como diría el buen David Ricardo,
padre del liberalismo económico, junto con Adam Smith. Por lo tanto, para
aumentar su capacidad económica debe trabajar más, o bien, pensar en irse a los
Estados Unidos de América a trabajar para obtener más ingresos por su fuerza de
trabajo.
México, así como otras naciones latinoamericanas, cuenta con recursos
naturales, minerales; petróleo, mares, ríos, mucha diversidad de ecosistemas,
industria, agricultura, servicios, gente, sólo hace falta la voluntad política de cada
ciudadano para transformar la realidad paupérrima de nuestras ciudades, nuestros
campos, nuestros bienes, nuestros sistemas educativos a una realidad de cambio,
de propuesta, de trabajo, concreción de políticas económicas, educativas y
sociales que generen riqueza nacional en todos los ámbitos y ética en la justa
distribución de la riqueza enfocada a las mayorías, a crecer como país, como
región.
De estados Unidos y de otras potencias económicas sólo se debe
considerar los aspectos innovadores en políticas públicas y estrategias hacia el
crecimiento y desarrollo como nación y hacer en Latinoamérica un sistema
ecléctico de ideas propias y ajenas cuya finalidad sea el bien común.
Showing Page:
2/2
Se requiere una profunda mentalidad de cambio, cada uno desde su
trinchera, asumir la responsabilidad y dar lo mejor de para lograr los cambios
que tanto ansían los pueblos, si soy estudiante, si soy ama de casa, si soy
docente, si soy político, si soy burócrata, tengo la obligación de dar lo mejor de
y crecer como persona, como profesionista, como emprendedor, promotor del
cambio hacia una cultura local, regional, nacional e internacional civilizada.
Es tiempo de actuar, de dejar de echarnos la culpa unos a otros y de
comenzar a crear las bases de una nueva estructura donde todos los elementos
integrales que la conforman nos lleven al éxito del ser humano, del ser social, del
hombre.
“Dadme una palanca, y un punto de apoyo y transformaré el mundo
Arquímedes

Unformatted Attachment Preview

La desigualdad económica de los países latinoamericanos Cada día, la desigualdad económica se profundiza hay menos más ricos y más pobres más pobres, la mala distribución de la riqueza de las naciones latinoamericanas, en este siglo XXI, es preocupante. Consecuencia de ello, generado principalmente, por la corrupción, la actividad ilegal cometida ya no solo por algunos gobernantes sino que la misma población, de todas las clases sociales, se ha visto envuelta en esta espiral irracional de enriquecimiento y sobornos ilícitos, mermando el nivel de vida de las mayorías, y por ende, debilitando las economías nacionales en todos sus sectores. Según la OCDE (Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos) el nivel adquisitivo o salario de los trabajadores latinos es muy bajo, a penas el mínimo necesario para subsistir, como diría el buen David Ricardo, padre del liberalismo económico, junto con Adam Smith. Por lo tanto, para aumentar su capacidad económica debe trabajar más, o bien, pensar en irse a los Estados Unidos de América a trabajar para obtener más ingresos por su fuerza de trabajo. México, así como otras naciones latinoamericanas, cuenta con recursos naturales, minerales; petróleo, mares, ríos, mucha diversidad de ecosistemas, industria, agricultura, servicios, gente, sólo hace falta la voluntad política de cada ciudadano para transformar la realidad paupérrima de nuestras ciudades, nuestros campos, nuestros bienes, nuestros sistemas educativos a una realidad de cambio, de propuesta, de trabajo, concreción de políticas económicas, educativas y sociales que generen riqueza nacional en todos los ámbitos y ética en la justa distribución de la riqueza enfocada a las mayorías, a crecer como país, como región. De estados Unidos y de otras potencias económicas sólo se debe considerar los aspectos innovadores en políticas públicas y estrategias hacia el crecimiento y desarrollo como nación y hacer en Latinoamérica un sistema ecléctico de ideas propias y ajenas cuya finalidad sea el bien común. Se requiere una profunda mentalidad de cambio, cada uno desde su trinchera, asumir la responsabilidad y dar lo mejor de sí para lograr los cambios que tanto ansían los pueblos, si soy estudiante, si soy ama de casa, si soy docente, si soy político, si soy burócrata, tengo la obligación de dar lo mejor de mí y crecer como persona, como profesionista, como emprendedor, promotor del cambio hacia una cultura local, regional, nacional e internacional civilizada. Es tiempo de actuar, de dejar de echarnos la culpa unos a otros y de comenzar a crear las bases de una nueva estructura donde todos los elementos integrales que la conforman nos lleven al éxito del ser humano, del ser social, del hombre. “Dadme una palanca, y un punto de apoyo y transformaré el mundo” Arquímedes Name: Description: ...
User generated content is uploaded by users for the purposes of learning and should be used following Studypool's honor code & terms of service.
Studypool
4.7
Trustpilot
4.5
Sitejabber
4.4